Aigüestortes, un parque y dos climas diferentes

En pocos lugares puede apreciarse tan claramente la influencia de dos tipos de climatología diferentes como ocurre en el Parque Nacional de Aigüestortes. Situado en el Pirineo leridano y con una extensión que supera las 13.000 hectáreas, el parque es tan grande que dentro de él puede apreciarse claramente la influencia del clima continental y del clima atlántico de alta montaña. Esta diferencia de climas se traduce además en una diferencia en la flora y la fauna que vive en cada una de las diferentes regiones del parque.

En la zona de clima continental lo habitual es encontrarnos con grandes diferencias de temperatura entre el verano y el invierno. Mientras que los inviernos son muy frescos, los veranos suelen ser calurosos, aunque al tratarse de un entorno de alta montaña durante las noches de verano suele refrescar. Sin embargo, en la zona en la que predomina el clima de alta montaña no hay demasiada diferencia de temperatura entre el verano y el invierno, la temperatura media suele estar siempre por debajo de los 20º y las precipitaciones son muy abundantes.

Una de las peculiaridades del clima de alta montaña es que puede variar muy rápidamente y un día soleado puede acabar nublandose y descargando una gran tormenta. Precisamente por ello a la hora de visitar el parque se recomienda a los visitantes que, tanto si es verano como si es invierno, acudan al menos con un chubasquero para protegerse de las posibles lluvias.

Los inviernos en Aigüestortes suelen ser largos y duros. Las primeras nieves suelen aparecer durante el mes de noviembre y el deshielo se alarga hasta mayo o primeros de junio. Durante el invierno el parque puede seguir visitándose e incluso se puede disfrutar de paseos con raquetas de nieve y de la vista de los lagos helados, pero se recomienda a los visitantes extremar la precaución durante esta época y consultar siempre el parte meteorológico de la región antes de comenzar su visita.

El parque de Aigüestortes es un lugar de contrastes y los efectos de esa climatología variable pueden apreciarse en sus bosques, cuyos árboles y plantas van variando en función de si nos encontramos en una región del parque o en otra. Lo mismo ocurre con los animales, en función del hábitat al que estén adaptados, podremos ver unos u otros según la región del parque en que estemos.

Aigüestortes, un parque y dos climas diferentes

Aigüestortes, un parque y dos climas diferentes
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayúdanos a seguir con este proyecto y suscríbete!