Flora de alta montaña en Aigüestortes

Debido a su amplia extensión y a la incidencia de dos tipos de climas diferentes, la flora en el Parque Nacional de Aigüestortes es muy variada. Según se avanza hacia un lugar u otro, pueden ir encontrándose diferentes tipos de bosques con árboles de diferente tipo y diferentes matorrales.

Sin embargo, al empezar a subir por encima de los 2.200 metros se puede observar que la presencia de árboles comienza a ser escasa. Durante el invierno esta zona suele permanecer nevada sí que apenas puede encontrarse flora en esta zona, sin embargo, una vez que llega el deshielo es habitual ver extensos canchales que dan hogar a muchos tipos de aves, así como verdes prados.

Los prados son una de las señas de identidad del Parque Nacional de Aigüestortes, pero no todos son iguales sino que la flora en los mismos también varía en función de la altitud.

Los más habituales son los pastizales de Festuca eskia. Esta planta suele estar acompañada del regaliz de montaña y el cervuno y puede encontrarse en gran parte de los pastizales del parque.

En las zonas más soleadas es habitual ver los pastizales de Festuca paniculata junto con dientes de león e incluso flores como los claveles. Por el contrario, en las zonas subalpinas los más habituales son los pastizales de cervuno acompañado habitualmente de regaliz de montaña, claveles y milenrama.

Incluso las áreas calcáreas, que son escasas en el Parque Nacional de Aigüestortes, es posible observar el crecimiento de pastizales. En estos casos es muy habitual ver la presencia de flores entre el pasto.

En aquellas zonas en las que por estar demasiado escarpadas ya no se da el crecimiento de árboles, puede observarse sin embargo el crecimiento de matorral de alta montaña. En las zonas más sombrías es habitual ver crecer rododendros y arándanos, así como rosas alpinas entre otras variedades. Por el contrario, en las zonas más soleadas es más común ver el crecimiento de boj y enebro.

Por debajo de los 2.200 metros es más frecuente la presencia de bosques que de pastos. En ellos suelen dominar los abetos, los pinos negros y las hayas, mezclados con otras especies menos abundantes como los avellanos, los fresnos o los abedules.

Este entorno contribuye a que la zona, además de tener un gran interés paisajístico, sea el hogar de un gran número de especies animales.

 

 

M.J,

Fotos: Nacho

Vota es post!

Trackbacks & Pings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayúdanos a seguir con este proyecto y suscríbete!