El río Garona tiene nuevos habitantes

Uno de los objetivos de los parques nacionales es conservar el hábitat natural y las especies que viven en él. Desgraciadamente no siempre se consigue proteger a todas las especies y algunas están en peligro de extinción, pero la puesta en marcha de nuevas medidas y actividades puede ayudar a que especies autóctonas que estaban casi desaparecidas vuelvan a vivir en su entorno natural.

Aiguestortes by Francisco Valero

Aiguestortes by Francisco Valero

El coto común, también conocido como cucharilla, es un pequeño pez autóctono de los ríos de alta montaña. Su presencia en la región de los Pirineos en otros tiempos fue bastante amplia, pero a día de hoy esta especie se encuentra casi desaparecida.

Para evitar la desaparición de la cucharilla estos peces se crían en cautividad desde 2006 en el Centro de Conservación de Camadoca. Una vez que tienen el tamaño adecuado los peces son liberados en su entorno natural.

75 ejemplares de coto común han sido recientemente liberados en el río Garona. Esta acción forma parte de las actividades desarrolladas dentro del Proyecto LIFE LIMNOPIRINEUS cuyo objetivo es mejorar el estado de conservación de las especies y de sus hábitats acuáticos de alta montaña en la región de los Pirineos.

La presencia del coto común en los ríos de los Pirineos ha descendido drásticamente y los expertos creen que esta especie se encuentra en situación de Peligro Crítico. Por ello el programa de cría en cautividad y liberación busca aumentar el número de estos animales.

Está previsto que se realicen nuevas sueltas de cucharillas en la vertiente norte del Parque Nacional de Aigüestortes. Los científicos llevarán a cabo diversas acciones para evitar que se generen problemas de consanguinidad y para ello mezclarán especies de diferentes poblaciones.

La situación actual del coto común en Aigüestortes es incierta y se cree que estos peces podrían haber desaparecido ya en algunos ríos. A fin de conocer con exactitud el volumen de población que existe en la actualidad, los científicos llevarán a cabo un estudio para conocer cuantos ejemplares quedan y cómo se distribuyen.

Entre 2014 y 2019 van a destinarse 2,6 millones de euros, de los que la mayor parte serán aportados por la Unión Europea, para mejorar el estado de conservación de los hábitats de los ríos de alta montaña y recuperar especies acuáticas. Además del coto común también se intentará aumentar la población de ranas rojas, sapos parteros y tritones pirenaicos.

El río Garona tiene nuevos habitantes
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayúdanos a seguir con este proyecto y suscríbete!